El sueño que nunca llegó a ser

sábado, 12 de septiembre de 2015


Podría haber dejado este tema sin tocar. Podría haberme dedicado a seguir despotricando en Twitter, continuar allí con mi enfado. Pero por desgracia el pajarito me reduce a 140 caracteres, y yo necesito más. Mucho más.

Muchísimo más porque mi enfado no es contenible ni por un dique de 10 metros de puro hormigón armado. Bien, esta entrada no va a tratar de libros, sino de música. Y sobre un fandom muy cabreado, pero sobre todo dolido, hoy viernes 11 de septiembre de 2015: los/las lovatics. Y más concretamente todos los que vamos a asistir al CCME (Festival Coca Cola Music Experience).
Paso a relataros lo que ha sucedido este mediodía.
De repente las alarmas de twitter se encendían cuando Intromúsica lanzaba este tweet:

Pero lo peor estaba por llegar cuando el mismísimo Tony Aguilar (locutor de los 40, y organizador del festival) pulsaba el botón de RT. Lanzándose a la carga, los fans pedían explicaciones, hasta que casi 20 minutos después el experimentado locutor publicaba en su perfil de Twitter el ya famoso vídeo de la cantante

La desesperación llenaba entonces Twitter. Miles de mensajes pidiendo más información, reventa de entradas, pero sobre todo, fans desilusionados, dolidos y enfadados que no dudaban en comunicar sus sentimientos a la red. CCME ha sido TT desde entonces, y cada vez más gente se va uniendo a las voces de protesta, pues muchos compraron la entrada con la esperanza de volver a ver a Demi seis años después de su última visita a nuestro país. Y ahí reside la decepción.
Hasta aquí he intentado ser todo lo objetiva posible, pero no puedo continuar mucho más. No puedo continuar porque yo misma soy lovatic. Fui de las personas que compró su entrada cuando no había artista confirmado, y lloré cuando me dieron la noticia de Demi como cabeza de cártel. Imaginad mi decepción. He pasado de la euforia al cabreo extremo en poco menos de unos días.
Pero aquí no se queda mi enfado. Hace un mes que todo esto olía mal. Justo desde que Demi anunció, muy orgullosa, que presentaría su nuevo CD (¡que salía el mismo 16 de octubre!) en el SNL, pero no decía nada de Madrid. La realidad es que de ser esto cierto, hacía que ambas fechas fueran prácticamente incompatibles ¿en Madrid el 16 y volar el 17 a Estados Unidos de nuevo para volver a dar un concierto? Imposible tras un vuelo de más de 8 horas y un día entero de promoción en un país en la otra punta del Atlántico. Demi se ha visto en la obligación de decidir, y España ha perdido la batalla, como siempre. Ha primado el dinero, no hay otra explicación. El festival de Coca Cola es un evento cuyas entradas cuestan entre 15 y 21 euros, sumando el hecho de que este año 100 habían salido a 10 euros. Con estos precios, poco es lo que Demi iba a percibir si lo comparaba con lo que le pueden llegar a pagar en un tv show estadounidense.
Pero, ¿se habrá parado a pensar en los fans que llevamos esperando que regrese por aquí más de 6 años? La última vez fue teloneando a los Jonas Brothers, y desde entonces no se le ha vuelto a ver el pelo.

Como fan, mi enfado es monumental. Siento que se ha jugado con mi ilusión desde el equipo técnico de Demi, y la propia Demi.

Por otro lado, dudo que esta haya sido una decisión de los últimos días. Dudo que los 40 se haya enterado hace unas horas como el resto ¿que por qué lo pienso? Porque el equipo de Demi sabía que actuarían en USA el 17 hace tiempo y, por tanto, que aquí no podrían (o más bien no querrían venir) por lo que, seguramente, hayan contactado con los organizadores desde ese momento. De ahí pate de mi enfado. Si hace meses que lo sabes ¿por qué no lo cuentas? Hay personas que no son de Madrid. Muchos fans viajaban ese fin de semana por ver a Demi. ¿Quién paga ahora billetes, hoteles y demás?

Si los managers creen que con un vídeo que no llega a un minuto de duración, una sonrisa tímida, y un “Lo siento” van a calmar a los fans y que íbamos a decir “oh bueno, no pasa nada” están muy equivocados. Estamos enfadados, muy dolidos y esto es algo que tardará en olvidársenos.
Todas las personas que participaron en el concurso de M&G, las noches en vela por conseguir un RT más ¿quién les devuelve el tiempo? ¿Quién paga su ilusión? Podrán devolvernos el dinero de las entradas, pero no podrán devolvernos la ilusión de cumplir un sueño.

Han jugado con nosotros.

Y nos han dejado tirados como un juguete roto que ya nadie quiere.

Ser fan en España es muy difícil. Sobre todo si tu ídolo es extranjero.

¿Quién va a pagarnos todas las lágrimas de esta mañana?

¿Quién va a devolvernos la ilusión?

Nadie.
Santa Template by Mery's Notebook © 2014